14 abril 2014

Caero fue imbatible y logró tres récords nacionales

El atleta cochabambino Lionel Caero Herbas ostentó durante mucho tiempo los récords nacionales en las pruebas de 100 y 200 metros y salto largo, demostrando ser el deportista más completo y difícil de superar en las décadas del 60 y 70 del siglo pasado.

El múltiple campeón reveló al #1 todas sus vivencias en el atletismo y los motivos que lo indujeron a dejar pronto este deporte.

– ¿Cómo trabajaba para mantener sus récords?

– Mi objetivo siempre fue mantenerme arriba en la tabla de recordsman en el atletismo y para ello le dedicaba el mayor tiempo posible a entrenarme a fin de no ser superado en mis marcas nacionales.

Era muy difícil bajar mis marcas, ya que el atletismo requiere como otros deportes mucha dedicación para poder bajar por lo menos un segundo o un centímetro en las pruebas de velocidad y salto largo.

Hubo atletas extranjeros en los último años que han batido la marca de los 10 segundos para la prueba de los 100 metros. Mi mejor marca fue de 10,06 superando la del atleta Granado (que fue obispo de Cochabamba) cuyo récord era de 10,09, pero me costó mucho lograr esa marca. Mi otro rival fue el paceño Roberto Rojas con quien tenía que mantener duelos interesantes para que no supere mi marca en esa época.

Mientras que, en 200 metros mi récord fue de 21,9 y mi principal contrincante era el paceño Roberto Prado. En Cochabamba, tenía que mantener un duelo permanente con Franz Bustillos, tanto en 100 como en 200 metros, ya que era el único que hacía peligrar mis récords.

En la prueba de salto largo obtuve una marca de 7,07 metros, rompiendo así la barrera en Bolivia, ya que ningún atleta nacional había logrado superar los siete metros. La mejor marca en la década del 70 era del paceño Javier Pérez con 6,68 metros.

Me acuerdo que en una oportunidad establecí una marca de 7,47, pero fue declarada nula.

Actualmente, mis marcas han sido batidas en 100 (10,04) y 200 metros por Bruno Rojas una de las grandes figuras del atletismo nacional y salto largo por Ramiro Villarroel que logró un registro de 7,25.

Durante 12 años fui campeón nacional de las pruebas de 100 y 200 metros y de salto largo (1966 a 1977).

– ¿Cómo incursiona en el atletismo?

– Desde que estudiaba en el colegio Mayor Rocha mi inclinación fue por el deporte base, habiendo logrado muchos lauros que me impulsaron a seguir practicando.

En 1969 cuando asistí al primer campeonato nacional de atletismo realizado en La Paz, batiendo el récord en salto alto con más de seis metros, esa marca fui mejorando poco a poco.

– ¿Contaba con algún apoyo?

– Solamente de mis padres que me alentaban para superarme más, me permitieron ser en ese entonces uno de los mejores atletas a nivel nacional.

– ¿Quién fue su principal entrenador?

– Fue Teodomiro Herbas Carrillo quien me formó como atleta, ya que recibí una moderna enseñanza técnica en mis especialidades y ello me permitió superarme para obtener los récords.

– ¿Por qué dejó el atletismo?

– Decidí dejar este deporte antes de los Juegos Bolivarianos de 1977 que se realizaron en La Paz, debido a que había perdido mucho tiempo por la clausura de las universidades en el primer gobierno del general Hugo Bánzer Suárez. Esto me obligó a dedicar más tiempo a mis estudios y dejar de lado el deporte base.

HOJA DE VIDA

Lionel Caero Herbas

Lugar de nacimiento: Arani– Cochabamba
Fecha: 7 de febrero de 1952
Padres: Humberto y Zoraida
Esposa: Silvia Romero
Hijos: Nagheli, Andrés y Jhalu
Deportes: Atletismo



Participó en varios eventos internacionales

Participó en los Juegos Bolivarianos que se realizaron en Maracaibo, Venezuela en 1970 logrando batir tres récords nacionales en 100, 200 y salto largo. A su retorno recibió distinciones de las autoridades nacionales que le eligieron como el deportista del año.

En 1972 fue becado por el Gobierno alemán, país en el que estuvo durante tres meses participando en cursillos especiales dictados por técnicos germanos de primer nivel. Ese mismo año estuvo presente en los Juegos Olímpicos de Múnich compitiendo con figuras a nivel mundial que le permitieron adquirir mucha experiencia internacional.

Posteriormente, asistió a los Juegos Bolivarianos de Panamá en 1973 y a los Juegos Panamericanos en México en 1978 donde superó varios de sus récords.

Compitió en todos los torneos nacionales durante 12 años, clasificándose campeón desde 1966 hasta 1977.



Compitió sin prepararse en los bolivarianos de 1977

“No estaba preparado para intervenir en los Juegos Bolivarianos que se realizaron en La Paz en 1977, pero los dirigentes me obligaron y por ello puse todo mi empeño durante los últimos entrenamientos bajo la dirección del entrenador alemán Byors Wangemann que me permitió cumplir una campaña decorosa”, dijo Caero.

El atleta valluno había dejado de practicar el año anterior debido a sus estudios en la facultad de medicina de la Universidad Mayor de San Simón y por ello su tiempo de entrenamiento fue mínimo.

“Al entrenador alemán siempre lo he conceptuado como un experto en la preparación de los atletas y quizá el mejor que llegó al país hasta la fecha”, agregó.

Señaló que la preparación actual de los atletas no es la adecuada y que se necesitan técnicos para las diferentes especialidades para que en los Juegos Odesur de 2018 en Cochabamba puedan cumplir una buena actuación, ya que se necesitan varios años para poder superar las marcas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario