13 febrero 2017

Sucre LA LLUVIA VOLVIÓ A DESNUDAR LAS FALENCIAS DE LOS ESCENARIOS


EL DATO

Antecedente

En octubre de 2016 una similar tormenta de lluvia azotó los mismos escenarios deportivos que el viernes fueron afectados.

Poco o nada han mejorado los planes municipales y departamentales para combatir la lluvia en los escenarios deportivos de Sucre y Chuquisaca. El viernes 10 de febrero una torrencial lluvia azotó la Capital y como en octubre del año pasado, los campos deportivos pagaron la falta de previsión de las autoridades competentes.

La falta de drenaje, en la mayoría de los casos, es la falencia principal de los escenarios deportivos, que se vieron anegados y cerca de ser confundidos con piletas.

Las canchas de fútbol de Garcilazo y Valle Hermoso fueron las que amanecieron con lagunas ante la falta de canaletas que permitan la salida del agua y ésta se vaya acumulando.

Pero el campo de Valle Hermoso sufrió más que eso. La dejadez de la Jefatura Municipal de Deportes, que para este año tiene planificado refaccionarlo y ponerlo nuevamente a punto, permitió que las consecuencias sean mayores.

El abandonado campo de juego, que no cuenta con un enmallado en todo su perímetro, sufrió el hundimiento de un sector de la cancha.

Algunos coliseos cerrados cuentan con cubierta, pero la misma es tan deficiente que no impidió el acceso de agua a las canchas.

Los mini coliseos de la III Fase del estadio Patria sufrieron, como en todas las precipitaciones pluviales, el ingreso de agua a su interior, arruinando de a poco el piso de los campos de juego.

El Servicio Departamental de Deportes (SEDEDE), que explicó que mientras no se solucione el problema legal con las ex autoridades departamentales no puede tocar las cubiertas de esos mini coliseos, no tiene otra opción que apelar a los trapeadores para contrarrestar el perjuicio del agua.

Con menos suerte corrió el coliseo de Max Toledo, en el que se encuentran aparatos de gimnasia. La lluvia del viernes puso en aprietos a los niños, jóvenes y padres de familia que esa noche se encontraban en ese escenario deportivo.

Pasada la tormenta, una madre de familia denunció en un canal local que la lluvia había ingresado en gran cantidad al interior del coliseo, mojando los aparatos de gimnasia.

Empujados por la desesperación, explicó que llamaron al retén de emergencias, pero que no recibieron la ayuda solicitada y por lo contrario, fueron motivo de burla.

Uno de los escenarios que más sufre con las tormentas en Sucre es la piscina del parque Bolívar. Su cubierta de plástico, que en octubre fue destrozada por los granizos, esta vez no aguantó y se desplomó encima de la pileta.

Fue un susto el que se llevaron las personas que en horario nocturno realizaban sus entrenamientos y que, ante la intensidad que cobraba la lluvia, lograron salir a tiempo antes de que el plástico perdiera la estabilidad.

ESCENARIOS AFECTADOS

CANCHAS INUNDADAS

Las canchas de fútbol de Garcilazo y Valle Hermoso no cuentan con drenajes para que el agua de lluvia se desplace por un costado y no se acumule dentro del campo deportivo, como ocurrió el viernes.

COLISEOS CON GOTERAS

El desgaste, mal diseño o desperfecto de las cubiertas de los coliseos de la Capital sufrieron nuevamente con la torrencial lluvia del viernes. El agua ingresó al campo deportivo, deteriorando el material especial de las canchas.

CUBIERTA DESTROZADA

No todas las cubiertas de los escenarios deportivos son metálicos o de otro material resistente al agua. El de la piscina del parque Bolívar, por ejemplo, es de plástico, y no aguantó la precipitación pluvial del viernes por lo que se desplomó.

ESTADIO EN PROBLEMAS

Las distintas áreas del estadio Patria no escaparon a la torrencial lluvia de viernes. Sus ya conocidas falencias en las cubiertas fueron presa nuevamente del factor climatológico y dejaron inundados varios ambientes.

ESCENARIOS SIN TECHO

Otros escenarios sin techo, como el complejo de tenis La Madona, también vio cómo sus canchas se llenaban con agua, pero a diferencia de los otros campos deportivos, cuenta con un drenaje que impidió la acumulación de agua.



EL VALLE DEL OLVIDO

La cancha de fútbol de Valle Hermoso, al margen de inundarse, tiene varias falencias que fueron más evidentes con la lluvia. El destrozo de las mallas y el hundimiento de la cancha son sólo algunas de ellas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada