13 febrero 2017

Mariela Zárate Nunca dejó de luchar y ahora va al Mundial


FICHA PERSONAL

Nombres: Mariela Esthela

Apellidos: Zárate Hermosilla

Fecha de nacimiento: 24 de marzo de 1986

Edad: 30 años

Ocupación: Médico general

Padres: Miguel Zárate Ramírez y Rufina Hermosilla Copa

Hermanos: Rolando, Miguel, Elizabeth, Marcelo, Iván, Benjo, Fidel y Tania

Mariela Zárate, que de niña “se ganó” el derecho a practicar karate kyokushin, ahora tiene la oportunidad de asistir al Mundial de Tokio (Japón), en abril próximo. Nunca se rindió, creció y cumplió sus sueños vestida de blanco, aunque al principio, el traje le quedaba grande.

“Usaba un dogi (vestimenta para karate) grande de mis hermanos”, sonríe al recordar cómo empezó todo con sus cómplices, sus hermanos mayores. Mariela es la cuarta hija de nueve, más antes que ella, Rolando y Miguel –los más grandes– habían incursionado en el karate.

Ella lo hizo después junto con su hermana mayor Elizabeth, luego de nutrirse de historias, técnicas y anécdotas que sus allegados llevaban a su casa. Pese a ello, la incursión de Zárate no fue tan sencilla.

A sus 13 años buscó el premio que otorgaba su padre al mejor estudiante de la familia. Lo consiguió con creces y lo que le tocaba eran los libros que siempre fueron bienvenidos en sus brazos, pero esa vez, pidió algo diferente: dos mensualidades para entrenar karate.

No fueron dos, sino tres meses en los que Mariela se enamoró del karate y nunca más lo soltó. “Mi papá me dijo que pagaría tres (mensualidades) y que luego me retire, le mandó también a mi hermana e iniciamos en 1999”, sin embargo, según cuenta, fue seleccionada para su primer campeonato nacional.

En esa época comenzaron los retos, fue inscrita en una categoría superior, para 16 años, y no tuvo miedo. Dos años después, dejó claro que tenía talento para este deporte, llegó a la final, donde encontró el empujón que necesitaba para encaminar su carrera.

“Llegué a la final, me dijeron que no entre, que me va a lastimar, porque (su rival) era experimentada, sentí muchas palabras negativas antes de que empiece a competir y cuando entre al ‘tatami’, escuché un grito desde la tribuna”, recuerda. Ese grito era de su tío, que presenció el combate de casualidad.

“Me levantó mucho los ánimos, entré y ella me ganaba en peso, pero en un momento inesperado saqué una patada fuerte, marqué ‘wasari’ que es como media pelea ganada y salí victoriosa”, comenta.

De ahí en adelante, nada detuvo a Mariela, que representó a Bolivia en campeonatos internacionales y en ningún momento se olvidó del sacrificio que conllevó estar entre los mejores del continente.

Se fue a Estados Unidos, donde estuvo entrenando más de dos años (desde 2013 a 2015), no fue tan fácil porque tuvo que aprender el idioma y adecuarse al ritmo de vida. “Fue una experiencia muy fuerte y triste a la vez, que me deja una gran lección”, sostiene.

Todas estas historias, que Zárate pretende publicarlas en un libro a mediados de este año, no sólo impulsaron su carrera, sino que también son transmitidos a sus alumnos.

“Ser entrenadora es la parte más bonita, más noble, siempre estoy actualizándome, intercambio ideas con atletas de Rusia y Estados Unidos. Gracias a los torneos internacionales conocí mucha gente”, comenta.

Mariela tampoco olvida cómo fueron sus inicios y siempre exige el apoyo para el crecimiento de nuevos deportistas. “Pido a todas las instituciones que si hay un deportista que se está esforzando ábranle las puertas, denles apoyo porque ese es el cambio para nuestra sociedad, buscar personas positivas, personas de bien, que busquen nuevos horizontes para llegar lejos”, concluye.

Mariela Zárate

Karate

"Quiero traer el mejor resultado de este campeonato, quiero ser campeona mundial”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada