13 abril 2009

Las velocistas imbatibles de la historia del atletismo


Pasaron 30 años para que se reencuentren y rememoren los momentos históricos que registraron en el atletismo nacional. Las hermanas Martha y Ana Novillo, Isabel Alemán y Sara Vincenti se abrazaron y derramaron algunas lágrimas en la gala y premiación que, hace 12 días, organizó Bolivia Deportes a las mujeres de gran ejemplo y medallistas de los Juegos Bolivarianos de 1977 y los Juegos Cruz del Sur (Odesur) 1978. Ambos eventos se cumplieron en La Paz.

El 8 de noviembre de 1978, en la pista del estadio Hernando Siles, el equipo boliviano de posta, integrado por Martha Novillo, Isabel Alemán, Carla Guisanni y Blanca Ibáñez conquistó la medalla de bronce. El registro de 46 segundos y 94 centésimas fue el récord nacional de 4x100 relevos que hasta hoy no pudo ser batido por los atletas nacionales.

Las velocistas Novillo y Alemán se enorgullecen por el registro que implantaron hace 31 años, pero lamentan que no existan nuevas estrellas que lo superen.

“Desde los 12 años entrené. Al talento se sumó la enseñanza del DT alemán Djorg Wangeman, quien nos apoyó con disciplina y técnica”, afirma Novillo, medallista de plata de los Bolivarianos 77 y bronce en Odesur 1978.

A su turno, Alemán está preocupada por el estancamiento de los récord nacionales y sugiere que los entrenadores trabajen más en la formación de los nuevos valores, sobre todo en velocidad. “Djorg mejoró nuestra técnica de correr, como respirar, desplazarse en pista, el movimiento de brazos y la forma de alimentación”, dice la vigente recordista nacional de las pruebas de 100 y 200 metros planos.

“Antes se entrenaba tres horas diarias y uno le ponía alma vida y corazón, pero ahora más se van por el dinero. Además, los escenarios se encuentran cerrados y no estan abiertos todos los días como ocurre en Cuba, donde se entrena sagrado”, lamenta Ana Novillo, medallista de plata en Bolivarianos 1977 y campeona sudamericana senior.

Parte de la juventud de hoy prefiere distraerse con la internet, fiestas y entradas folklóricas y se olvidan de practicar deporte, observan las atletas de las épocas anteriores. Añaden que los entrenadores perdieron el interés en formar especialistas en velocidad.

Los presidentes del atletismo, Marco Luque y Gonzalo Prado, sugieren que el Gobierno nacional implante nuevas políticas de incentivo para bajar las marcas de hace décadas. Además, el deporte tiene que profesionalizase para vivir de eso, como ocurre en Brasil y otros países de Sudamérica.

1 comentario:

Anónimo dijo...

no indica nada es un asco