01 agosto 2008

Las mascotas de las Olimpiadas


Las mascotas olímpicas son uno de los símbolos principales para cada una de las Olimpiadas en las últimas décadas.

Generalmente se usa la imagen de animales o figuras antropomórficas representativas de la zona de realización de los Juegos Olímpicos para convertirse en su símbolo. En la actualidad, también son elementos de gran importancia para la mercadotecnia que se genera en torno a la justa deportiva.

Los primeros Juegos en adoptar una mascota fueron los de Invierno de Grenoble 1968 y en los Juegos de Verano, desde Munich 1972.

La mascota de Munich 1972, Waldi, es un perro dachshund muy representativo de Baviera. Representaba la resistencia, tenacidad y agilidad de los atletas.

Montreal 1976 elegió a un castor, Amik, como su símbolo, seguido por un oso de Moscú 1980, bautizado como Misha, que fue una de las mascotas más populares de la historia.

Un águila calva llamada Sam fue el emblema de Los Ángeles 1984, y Hodori, un tigre, de Seúl 1988. Ambos animales representan tradicionalmente a la nación estadounidense y a la coreana. Cobi, de Barcelona 1992, y diseñado por Javier Mariscal, fue una mezcla de perro y oveja.

Esta tendencia llegó al extremo en Atlanta 1996, cuando los estadounidenses presentaron una mascota de figura extraña, Izzy. Su nombre original era Watizit, del inglés What is it?, o ¿qué es esto? Esa mascota fue pronto desplazada al olvido, pero si alguien vuelve a verla, aún pregunta: ¿qué es esto?

Desde Sydney 2000 hasta Beijing 2008, un nuevo fenómeno reina el escenario: las mascotas aparecen en grupo.

Los australianos presentaron tres animales, Olly, una ave nativa kookaburra, Sid, un ornitorrinco, y Millie, una echidna.

Cuatro años después, un par de mascotas, Athena y Phevos, dos niños hermanos inspirados en dos muñecos de la antigua Grecia, recordaron al mundo las raíces del Olimpismo.

Fue difícil elegir desde decenas de candidatos un símbolo que representara el encuentro de la milenaria cultura china y el movimiento olímpico, por lo que los chinos decidieron presentar cinco mascotas: Beibei, un pez azul; Jingjing, un panda; Huanhuan,una antorcha roja; Yingying, un antílope tibetano y Nini, una golondrina verde.

Su nombre de dos sílabas repetidas que hacen referencia a los apelativos cariñosos con los que se suele tratar a los niños en chino. Juntos conforman la frase Beijing Huan Ting Ni, que significa “Beijing te da la bienvenida”. La serie de cinco mascotas se llaman Fuwa.

Los siguientes son las mascotas de los Juegos Olímpicos de Invierno:

Grenoble 1968: Shuss, un esquiador.

Innsbruck 1976: Schneemandl, un muñeco de nieve.

Lake Placid 1980: Roni, el mapache.

Sarajevo 1984: Vuchko, el lobo, el más popular en la historia de JJOO de Invierno.

Calgary 1988: Howdy y Hidy, dos osos polares.

Albertville 1992: Maguique, un hombre-estrella.

Lillehammer 1994: Haakon y Kristin, dos niños con trajes típicos noruegos.

Nagano 1998: Sukki, Nokki, Lekki y Tsukki, cuatro crías de búhos.

Salt Lake City 2002: Powder, un conejo de las nieves; Cooper, un lobo; y Coal, un oso pardo.

Turín 2006: Neve y Gliz, dos hermanos que representan nieve e hielo.